INTRODUCCIÓN

En Buenos Aires, después del empeoramiento de la crisis económica y social que afectaba a la Argentina desde fines de los años 90, y el tristemente célebre “corralito[1]”, las calles porteñas veían crecer aún más la afluencia de los “cartoneros”. Estos marginados empujaban sus inmensos carros y obtenían modestas retribuciones de las recolección del cartón y los derivados del papel que eran, y son hasta ahora, un símbolo de la violencia de la crisis argentina.

 

Sin embargo, en tiempos difíciles, el genio se agudiza y las ideas alternativas se afirman como portadoras de esperanza. He ahí el por qué, un día de enero 2003, un joven escritor argentino Washington Cucurto y el artista plástico Javier Barilaro crearían la editorial Eloisa que, algunos meses más tarde,  bautizarían como Eloisa Cartonera. “Compramos el cartón a los cartoneros que vienen a “la carto” con cartón particularmente seleccionado. Ese cartón lo cortamos, lo pintamos y le pegamos el interior del libro que imprimimos en nuestra Multilith 1250 (…) Y listo! Es simple y bello, es un libro de cartón… », escribe Cucurto en el manifiesto de esta alter-casa editorial cartonera.

 

Son ya 8 años, hasta nuestros días, que la cooperativa Eloísa Cartonera no deja de crecer ofreciendo oportunidades a los jóvenes autores de salir del anonimato siempre tendiendo la mano a aquellos que lo necesitan.

 

Evidentemente, la idea se expande y las hermanitas cartoneras son, actualmente, una cincuentena que avanza hacia una misma dirección a través del mundo. Francia no se queda atrás y ve nacer diferentes editoriales cartoneras, Yvonne Cartonera (Paris, mayo 2010), La Guêpe Cartonnière (Paris, junio 2010), Babel Cartonera (Bagnères-de-Luchon, noviembre 2010) y Cephisa Cartonera (Clermont-Ferrand, 2011). Todas estas editoriales sostienen de manera, más o menos similar, el mismo fin, el de difundir la literatura de jóvenes autores en territorio francés.

Esta agrupación de cartoneras toma, hoy en día, la forma del primer colectivo cartonero del mundo, “El Tren Blanco”, que agrupa los cuatro proyectos. Estas editoriales alternativas francesas se dirigen, a partir de ahora, hacia un mar de palabras, de colores y del compartir.


[1] Nombre informal dado a las medidas económicas tomadas por Argentina el 1ero de diciembre 2001 que ponían restricciones a la libre disposición del dinero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s